Arte Sagrado

 

Hace 2.500 años, el mensaje del Buda fue una enorme revelación para toda la humanidad, acerca de cómo vivir una vida plena. El Buda entregó estas enseñanzas oralmente y hasta el día de hoy la transmisión directa de maestro a discípulo continúa siendo esencial.

 

En Tibet, las enseñanzas se desarrollaron y fueron escritas, aproximadamente en el 1.200 DC. Oculta del resto del mundo, esta profunda civilización floreció enraizada en la sabiduría de la compasión. En 1959 durante la invasión al Tibet, sus monasterios, bibliotecas y textos fueron sistemáticamente destruidos. El Dharma se extendió hacia el oeste, inicialmente a Estados Unidos y luego a Europa, Sudamérica y Australia.

 

Desde hace más de 40 años, el Lama Tarthang Tulku Rinpoche –perteneciente a la última generación de maestros formados en el Tibet libre- emprendió la enorme obra de proteger y preservar la herencia tibetana, recuperando, traduciendo y reimprimiendo los valiosos textos completos. Creó organizaciones sin fines de lucro en varios países del mundo que funcionan con el trabajo voluntario de todos sus miembros.

 

Desde 1989, cada año, cientos de miles de estos textos, junto a piezas de arte sagrado y ruedas de oración, son entregados gratuitamente a la comunidad tibetana en el exilio, en una ceremonia que tiene lugar en el sitio donde el Buda alcanzó la iluminación.

 

Estos años son críticos. Si las enseñanzas no son transmitidas ahora por los últimos grandes maestros formados en el Tibet libre, no podrán ser transferidas como una tradición viva. La sabiduría y el entendimiento que estos textos e imágenes transmiten pueden transformar el corazón y la mente del hombre para beneficio de todos los seres sintientes. 

 

Grupo Kum Nye Argentina

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Google+ Social Icon